saltar al menú principal saltar al menú de temas saltar a contenido saltar a pie de página

Estimados Compañeros Floridanos:


Por cinco generaciones, mi familia ha vivido en la Florida y no existe otro lugar en estos Estados Unidos donde preferiría vivir, trabajar y formar una familia. Además de disfrutar de la rica historia natural y los paisajes inigualables de nuestro grandioso estado, tuve el honor de conocer a muchos de ustedes personalmente. Desde Pensacola hasta Key West, y todos los puntos intermedios, he tenido el privilegio único de conocer a sus familias, escuchar sus historias y responder sus llamadas. Me han recibido gentilmente en sus hogares, me invitaron a compartir comidas y recuerdos. Sus palabras e historias de vida fueron edificantes para mí y me ayudaron a moldear mi tiempo en la vida pública. A medida que se acerca el final de nuestro recorrido compartido, todo lo que diga sobre el impacto, la influencia y la inspiración que me han dado es poco.

Esta historia comenzó hace casi 20 años, como vicealcalde de North Palm Beach, cuando mi familia y yo caminábamos por las calles de nuestro vecindario local, preguntando personalmente a nuestros amigos y vecinos cómo creían que el gobierno podía mejorar. A partir de esos primeros días, me convertí en miembro de la Cámara de Representantes de la Florida, fui Senador del Estado de la Florida, Presidente del Senado y, por último, su Oficial Principal de Finanzas electo. Durante esa época, juntos enfrentamos la Gran Recesión y años de problemas económicos difíciles. Trabajé junto a los legisladores para reducir los impuestos y crear condiciones que permitieran que las familias y los negocios se recuperen y progresen. Siempre estaré agradecido por su apoyo, sus plegarias y sus votos de confianza.

Ser tesorero del estado es parte de mis responsabilidades como Oficial Principal de Finanzas. Como tal, utilicé nuestros recursos para ofrecer un mayor acceso a la información financiera de nuestro estado y para garantizar que la Florida está utilizando cada dólar de forma sensata. Para demostrar mi responsabilidad y la de todos los líderes del gobierno estatal, publiqué los gastos del estado en línea para que todos puedan verlos, y los gastos transparentes se convirtieron en el nuevo estándar de la Florida.

Al conocer la cantidad de dinero que una familia destina al gobierno, dediqué mi tiempo y energía para eliminar el fraude, derroche y abuso del dinero del gobierno que aumentan el costo de vida de todas las familias de la Florida. Luché fuertemente contra el fraude de seguros y ayudé a evitar la suba de las tarifas de los seguros. Miles de delincuentes están detrás de las rejas, millones de dólares se ahorraron a través de nuestras investigaciones y, hasta mi último día en funciones, no dejaré de luchar por ustedes.

Para mantener más dinero en su bolsillo, donde pertenece, nuestro equipo de propiedad no reclamada ha identificado cuentas de ahorros no reclamadas, cheques no cobrados y pólizas de seguro traspapeladas que las familias habían olvidado o nunca supieron de su existencia, y devolvieron esos fondos a sus dueños. En total, nuestro Departamento ha devuelto más de $1.6 mil millones en propiedad no reclamada a sus legítimos propietarios. Hace algunos años, descubrimos que muchas compañías de seguros, diciendo que no sabían cuando un titular de póliza moría, no pagaban los beneficios de los seguros de vida a los beneficiarios de forma oportuna. Los seguros de vida fueron creados para ser una red de seguridad para que los seres queridos puedan ocuparse de los arreglos finales, y sabía que teníamos que hacer algo acerca del hecho de que las compañías estaban causando daño a las familias con su codicia. Llevé a estas compañías ante los tribunales, a los medios y ante la Legislatura de la Florida, y nuestra causa prevaleció. Cambiamos la ley y dejamos claro que la Florida haría que estas compañías asuman su responsabilidad. Esa ley llevó a muchos otros estados a adoptar medidas similares.

Uno de mis primeros objetivos fue hacer que nuestro Departamento funcionara de forma más eficiente y rápida. Nuestra idea era ver a los contribuyentes como clientes, y así reorientar todos nuestros esfuerzos para ofrecer un valor para estos clientes. Junto con nuestros socios en la Legislatura, hemos podido reestructurar el Departamento, reducir significativamente nuestros costo de personal y operativos, todo al mismo tiempo que tratamos la inequidad en los salarios que generaba una facturación excesiva y costosa. En la actualidad, el Departamento de Servicios Financieros funciona con una reducción neta del cinco por ciento en los puestos de tiempo completo, al mismo tiempo que implementa programas adicionales y tiene mayores responsabilidades.

Como la Florida comenzó a atravesar un período de rápido desarrollo, ansiábamos hacer que el sistema de administración financiera de la Florida entre en el siglo 21 para poder satisfacer las necesidades del estado. Para respaldar esta iniciativa, buscamos financiación en la Legislatura para tratar el sistema de Recursos de Información Contable de la Florida (FLAIR), que ha funcionado como el sistema contable del estado por más de 30 años. Ahora implementamos la Administración de Planificación, Contabilidad y Libro Mayor (PALM) de la Florida, un proyecto de varios años y fases que reemplaza los sistemas de administración contable y de efectivo de la Florida con una solución integrada de planificación de recursos empresariales.

Me siento orgulloso por lo que luché y logré. No podría haber hecho nada de esto sin el equipo dedicado que trabajó a mi lado cada día. Ellos, y todos los votantes de la Florida que marcaron mi nombre en la boleta, pusieron su fe, sus finanzas y su futuro en mis manos, y a través de todo ese proceso me he convertido en un mejor hombre.

Con mi traslado a una institución de educación superior, espero continuar moldeando las vidas y las oportunidades educativas de los futuros líderes de la Florida. Espero poder pasar más tiempo con mi familia y poder ver algunos partidos más de béisbol. Las palabras nunca serán suficientes para expresar mi gratitud, pero quiero decirles gracias y despedirme con mucho cariño. Y si me ven en algún partido, vengan a saludarme.

Con la misma humildad de siempre.

Jeff Atwater