¿Qué es el Robo de Identidad?

El robo de identidad es el acto delictivo de tomar la identidad de un individuo sin su conocimiento para cometer fraude u otros delitos. Los ladrones de identidad roban información personal como el nombre, número de seguridad social, información de licencia de conducir y cuentas bancarias o de tarjetas de crédito de la víctima. Esta información luego se utiliza para realizar compras, solicitar préstamos, establecer crédito y/o buscar empleo. El robo generalmente ocurre durante varios meses, a veces años, antes de que la víctima se dé cuenta de que ha sucedido.

El robo de identidad es mucho más que una inconveniencia; puede destruir la calificación crediticia de la víctima y desestabilizar su seguridad financiera. Según los datos recopilados por la Comisión Federal de Comercio en 2010, la Florida tiene la más alta tasa per cápita de reclamos de identidad informados, seguida por Arizona y California.

Durante la última década, los ladrones de identidad se han adaptado y son cada vez más hábiles gracias a las mejoras tecnológicas. El robo puede darse a través de una "treta" para extraer información delicada enviando emails falsos haciéndose pasar por una compañía legitima o los ladrones pueden revisar la basura en busca de resúmenes de cuenta que no hayan sido destruidos.