Departamento de Servicios Financieros de la Florida en Facebook Departamento de Servicios Financieros de la Florida en Twitter

Usted No Es Una Tortuga

Las tortugas y los caracoles nacen con sus casas sobre sus espaldas. Usted, sin embargo, no tiene tanta suerte. A menos que planee vivir en una caja de cartón o le pida a alguien que lo deje vivir en su casa durante el resto de su vida, probablemente deberá comprar o alquilar una vivienda.

Propiedad

Ser o No Ser Propietario

Ser propietario de una vivienda no es para todos. Sin lugar a dudas, es un compromiso a largo plazo. Los precios de las viviendas aumentan con el correr de los años, pero a un ritmo lento. Con el financiamiento, los costos de cierre y otros gastos asociados con la adquisición de propiedades, probablemente perderá dinero si vende en menos de cinco años.

También debe pensar en el mantenimiento de una casa. Desde cortar el césped hasta cambiar el techo, todo es responsabilidad suya. Los costos realmente pueden ser elevados. Debe tener en cuenta los gastos de impuestos, facturas del agua y cloacas y otros gastos, lo cual puede implicar hacer pagos por una cantidad considerable de dinero.

Pero cuando usted asume toda la responsabilidad financiera y de mantenimiento de una casa, puede hacer lo que desee. Pintar las paredes de color púrpura, agregar un planetario o colocar un poste para bomberos: Usted está a cargo.

Ser propietario de una vivienda también ofrece significativas ventajas financieras. La parte de su pago mensual destinada al capital es todo valor neto y la parte destinada a intereses es deducible de impuestos. Compare esto con el pago de un alquiler, que no es una inversión ni ofrece un descuento fiscal.

A medida que su valor neto aumente con el paso del tiempo (y los pagos realizados), será una fuente de estabilidad financiera para usted ya que le brindará una garantía para préstamos u obtendrá una gran suma de dinero si vende la propiedad. Y si decide vender su casa, no tendrá que pagar impuestos sobre ganancias de hasta $250,000 siempre que haya vivido allí durante dos de los últimos cinco años. El límite asciende a $500,000 si está casado y ambos cónyuges han vivido en la casa durante dos años.