Manténgase Física y Fiscalmente Saludable

Para la mayoría de nosotros, el cuidado de la salud y las recetas representan una gran carga financiera. Cuando se enfrentan problemas económicos, muchas familias e individuos reducen sus servicios de cuidado de la salud. Pero en el caso de una enfermedad grave o catástrofe, no estar cubierto adecuadamente puede conllevar a un desastre financiero. Afortunadamente, existen maneras de asegurar que encuentre la mejor cobertura médica para usted y su familia, así como el acceso a recetas y otros servicios de bajo costo. Los recursos están disponibles; usted solo necesita buscarlos.

Cuidado de la Salud

Elegir un Plan de Salud

Con las innumerables opciones disponibles y las complejas terminologías y papeleo, seleccionar un plan de salud puede ser abrumador. Existen dos tipos básicos de planes: planes grupales (planes respaldados por un empleador) y planes individuales (planes no respaldados por un empleador). Si usted tiene acceso a un plan respaldado por un empleador o si necesita un plan individual, estos consejos le pueden ayudar a seleccionar un plan.

Antes de elegir un plan, pregúntese:

  • ¿Cuánto puede pagar mensualmente por un plan de salud?
  • ¿Quién necesita cobertura en su plan (solo usted, o su cónyuge y dependientes también)?
  • ¿Con qué frecuencia usted, su cónyuge y sus hijos van al medico?
  • ¿Usted quiere o necesita cobertura dental y de visión?
  • ¿Usted o sus dependientes sufren de afecciones médicas que requieren cuidado especializado?
  • ¿Qué pasaría en el caso de un accidente o cirugía?
  • ¿Cuál es el deducible máximo que pudiera pagar?

Conocer las respuestas a estas preguntas le puede ayudar a comprender sus necesidades de cuidado de la salud y las consideraciones financieras. Si usted o un miembro de su familia sufre de una afección de salud preexistente, puede ser más difícil obtener la cobertura de salud que necesita. Como parte del Plan de Cuidado de Salud Asequible aprobado en el 2010, existe un Plan de Seguro para Enfermedades Preexistentes (PCIP) disponible. Usted puede conocer más sobre esto aquí.

Planes de Cuidado Administrado de la Salud

Aquí le ofrecemos una breve explicación de algunos de los Planes de Cuidado Administrado de la Salud más comunes:

  • Las HMO (Organizaciones para el Mantenimiento de la Salud) son un tipo de plan de seguro médico donde su cobertura se limita a doctores que trabajan o tienen un contrato con las HMO. Un médico de atención primaria generalmente supervisa su cuidado y debe referirlo a especialistas según sea necesario.
  • Las PPO (Organizaciones de Proveedores Preferidos) le permiten a los suscriptores utilizar médicos, hospitales y proveedores no incluidos en la red por un costo.
  • Los Planes de Atención Médica con Deducible Alto son planes con altos deducibles y bajas primas mensuales, diseñados para ofrecer cobertura mínima día a día mientras lo protegen en el caso de una catástrofe.
  • Los Planes según el Punto de Servicio combinan algunos aspectos de PPO y HMO. Al igual que las PPO, requieren que sus usuarios seleccionen un médico de atención primaria que puede hacer referidos a otros doctores dentro o fuera de la red.
  • Los Planes de Pago por Servicio le reembolsan un porcentaje alto de lo que paga usted de su bolsillo. Usted paga la factura por los servicios y luego su compañía de seguros le devuelve el dinero.

Después de elegir su plan y servicios, asegúrese de utilizarlos con sensatez. La mayoría de los aseguradores médicos proporcionan materiales educativos sobre el cuidado preventivo, tales como dejar de fumar, pérdida de peso y manejo de enfermedades crónicas.

Manténgase Saludable

Además de disfrutar más de la vida, tener un estilo de vida saludable es la clave para mantener bajos los gastos de salud. Las personas que viven saludablemente tienden a ser más productivas y manejan mejor el estrés, convirtiéndolas en empleados más valiosos. Estar en forma puede incluso hacerle ahorrar en seguros médicos; muchas compañías tienen en cuenta la estatura y el peso para determinar las tarifas de sus consumidores. La toma de decisiones saludables, como dejar de fumar, también puede ayudarlo a mantener bajos los costos de su cuidado de salud y seguro médico.