¿En Qué Se Diferencian los Bancos de las Cooperativas de Crédito?

Por una parte, las cooperativas de crédito se especializan principalmente en préstamos a interés bajo y cuentas de ahorro, pero no en otros servicios. Sin embargo, la mayoría ha aumentado la variedad de servicios que ofrecen y ahora muchas de ellas ofrecen también cuentas corrientes, tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles e hipotecas. Algunas personas optan por conservar sus cuentas de ahorro en las cooperativas de crédito, ya que suelen ofrecer tasas de interés más altas, y una cuenta corriente en un banco tradicional para asegurarse de tener una mayor accesibilidad a cajeros automáticos y otros servicios. Decidir qué tipo de institución es el mejor para usted es una decisión personal. Estas son algunas de las diferencias principales:

Bancos:

  • Normalmente están dirigidos por un grupo de inversores con capital
  • Con fines de lucro
  • Asegurados a nivel federal por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC)
  • Pueden ofrecer mayor accesibilidad y una gama más amplia de servicios

Cooperativas de Crédito:

  • Controladas de forma democrática por los miembros
  • Sin fines de lucro
  • Aseguradas por la Administración Nacional de Cooperativas de Crédito
  • Pueden ofrecer servicios de menor costo y tasas de interés más altas en los ahorros

Encontrar la Institución Financiera Ideal

Escoger el banco adecuado es un paso importante. Al igual que con cualquier otra decisión financiera, es importante decidir de antemano lo que uno quiere y necesita. Existen infinidad de bancos a tener en cuenta (algunos nacionales y otros locales) y también hay cooperativas de crédito, que algunas personas prefieren usar en vez de los bancos, o en conjunto con estos, para cubrir sus necesidades de ahorro y crédito.

Estos son algunos aspectos que deben tenerse en cuenta antes de abrir una cuenta corriente:

  • Ubicación. ¿La institución financiera tiene sucursales en las zonas donde usted trabaja y vive?
  • Disponibilidad de cajeros automáticos. Los cajeros automáticos propios de su banco no le cobrarán por retirar efectivo, pero los de otros bancos sí lo harán. ¿La institución financiera tiene cajeros en lugares convenientes para usted?
  • Horario. ¿Trabaja usted durante el día? Es posible que necesite una institución financiera con horario extendido, algunas incluso abren los domingos.
  • Servicio al cliente. ¿El servicio al cliente satisface sus necesidades?
  • Servicio bancario en línea. Gracias a Internet resulta muy cómodo el seguimiento de las finanzas en línea. Averigüe si la institución que está considerando le ofrece acceso en línea a su cuenta.
  • Las cooperativas de crédito son una opción. Se diferencian de los bancos en varios aspectos. Las cooperativas de crédito están diseñadas para prestar servicios a un grupo o vecindario particular y los usuarios son miembros en vez de clientes.

Otros Beneficios

En la actualidad, los bancos y las cooperativas de crédito son más que lugares donde usted simplemente guarda su dinero. Muchos actúan como tiendas de servicios financieros "todo en uno". Además de cuentas corrientes, de ahorro y tarjetas de crédito, estos son algunos de los productos y servicios que ofrecen la mayoría de las instituciones financieras:

  • Tarjetas de crédito
  • Líneas de crédito
  • Préstamos personales, para negocios y para automóviles
  • Hipotecas
  • Servicio bancario en línea o móvil
  • Pago automático de facturas
  • Servicio bancario internacional
  • Cuentas de ahorro de salud
  • Planificación financiera
  • Administración de inversiones
  • Seguros de salud, hogar y automóvil
  • Programas de jubilación

Tener todos estos servicios en un mismo lugar no solo puede resultar cómodo, sino que también le ahorra dinero. Muchas instituciones financieras ofrecen tarifas más bajas e intereses más altos a los clientes que utilizan múltiples servicios y productos.

Abrir una Cuenta Corriente

Cuando se haya decidido por un banco o una cooperativa de crédito en particular, querrá abrir una cuenta corriente. Una buena cuenta corriente es una herramienta esencial para un estado financiero personal sólido. Le permite administrar su dinero de forma más sencilla y, con el tiempo, le ahorrará dinero.

  • Comodidad. Con una cuenta corriente puede pagar facturas sin tener que acudir a la oficina de correo ni a ningún otro lugar para comprar un giro postal o un cheque de caja, los cuales cuestan dinero. Y puede cobrar sus cheques de pago sin pagar una tarifa a una empresa de cambio de cheques.
  • Mantener un buen registro. Con una cuenta corriente, tendrá el registro oficial de todas las compras que haga con la cuenta, así como del dinero que recibe y deposita. Esto puede resultar útil para hacer un presupuesto, prepararse para los impuestos o como prueba de pago. Cada mes recibirá un estado de cuenta en el que aparecerán registradas todas las compras que haya hecho.

Escoger la Cuenta Ideal

La mayoría de los bancos y cooperativas de crédito ofrece una variedad de opciones de cuentas corrientes. Algunas son gratuitas y otras tienen tarifas mensuales. Con frecuencia las cuentas corrientes gratuitas exigen mantener un saldo mínimo.

Preste especial atención a las tarifas adicionales que pueda cobrarle el banco. Estos cargos son normalmente pequeños, de 10 centavos a algunos dólares, pero todo suma. Estas son algunas de las tarifas más comunes:

  • Tarifas por Cheque. Los bancos a veces cobran una pequeña tarifa por cada cheque que extiende. Algunas cuentas permiten una determinada cantidad de cheques gratis al mes y después cobran por los que excedan esa cantidad.
  • Tarifas por Consulta de Saldo. Algunas instituciones le cobran por consultar el dinero que tiene en su cuenta.
  • Tarifas por Cajero Automático. Si retira efectivo desde un cajero automático de un banco diferente al suyo, su banco puede cobrarle por retirar desde fuera del sistema, además de hacerlo el otro banco por no ser uno de sus clientes.
  • Tarifas por Sobregiro. Se trata de cargos que los bancos cobran a los clientes que retiran dinero de un cajero automático o hacen una compra con la tarjeta de débito que supera el saldo de su cuenta. Con la nueva ley que entró en vigor el 1 de julio de 2010, los clientes deben escoger este servicio de sobregiro para que se les cobren estas tarifas.
  • Las cuentas corrientes también pueden hacerle ganar dinero. Algunas ofrecen intereses, al igual que las cuentas de ahorro. Pueden resultar especialmente beneficiosas si piensa mantener un saldo importante.