Destacado

Usando la hoja de trabajo de la derecha, escriba un símbolo de dólar junto a cada fuente de ingresos pertinente.

Preparación de Presupuesto

Un presupuesto es un plan para sus futuros ingresos y desembolsos que puede emplear a modo de guía para los gastos y los ahorros. Aunque muchos estadounidenses ya usan un presupuesto para planificar sus gastos, la mayoría de ellos normalmente también gastan más de lo que se pueden permitir. La clave para gastar dentro de sus medios es conocer sus gastos y gastar menos. Un buen presupuesto mensual puede asegurarle el pago de sus facturas a tiempo, tener fondos para emergencias inesperadas y lograr sus metas financieras.

La mayoría de la información que necesita ya está al alcance de su mano. Para crear o volver a elaborar su presupuesto, siga los sencillos pasos que aparecen más abajo para obtener una imagen clara de sus finanzas mensuales. También puede emplear nuestras calculadoras para presupuestos gratuitas en línea que aparecen más abajo para elaborar el presupuesto para determinadas compras o eventos específicos.

  1. Añada Sus Ingresos
    Para establecer un presupuesto mensual, es necesario que determine en primer lugar los ingresos que tiene. Usando la hoja de trabajo de la derecha, escriba un símbolo de dólar junto a cada fuente de ingresos pertinente. Asegúrese de incluir todas las fuentes de ingresos como salarios, intereses, pensiones y cualquier otro ingreso, incluidos los ingresos de su cónyuge en caso de que esté casado. Si tiene un salario, asegúrese de usar su sueldo neto y no el bruto. Los impuestos normalmente se deducen de forma automática, pero si no es así, recuerde incluirlos como otro gasto. Si recibe dinero de algún lugar que no aparece en la lista, introduzca la fuente junto con la cantidad en la sección "otros ingresos".

  2. Calcule los Gastos
    La mejor manera de hacerlo es hacer un seguimiento de cuánto gasta al mes. La hoja de trabajo que aparece más abajo divide los gastos en fijos y flexibles. Los gastos fijos son aquellos que normalmente no cambian de un mes a otro, como los pagos del alquiler o el seguro. Los gastos flexibles son los que cambian de un mes a otro, como la alimentación o el ocio. Si alguno de sus gastos de una o más categorías cambia de manera significativa cada mes, haga un promedio entre tres meses para obtener un total.

  3. Calcule la Diferencia
    Una vez calculado el total de sus ingresos y gastos mensuales, reste el total de los gastos del total de ingresos y obtendrá la diferencia. Si obtiene un número positivo indica que gasta menos de lo que gana, felicidades. Si obtiene un número negativo, significa que sus gastos superan a sus ingresos. Esto significa que tendrá que recortar sus gastos para empezar a vivir de acuerdo a sus posibilidades.

Bien hecho; ha creado un presupuesto. El siguiente paso es hacer un seguimiento de su presupuesto a lo largo del tiempo para asegurarse de que se está ciñendo a él. Si descubre que no es capaz de seguir su presupuesto con éxito, puede querer decir que su planteamiento no es suficientemente flexible. Es posible que necesite modificar varias veces su presupuesto hasta encontrar el equilibrio que funcione en su caso.