Departamento de Servicios Financieros de la Florida en Facebook Departamento de Servicios Financieros de la Florida en Twitter

Cuidado con las Tarifas Adicionales

El distribuidor probablemente le ofrezca todo tipo de tarifas adicionales una vez haya negociado el precio. El distribuidor obtiene dinero extra por casi cada una de ellas. Puede que se encuentre con que las tarifas adicionales están incluidas como si no tuviese otra opción. Sí la tiene. Siéntase con derecho de renunciar a ellas. Será de ayuda si sabe qué son realmente estas tarifas adicionales:

  • Cargos de Destino Algunos fabricantes cobran por separado el envío del vehículo al distribuidor. No hay forma de refutar esto, pero compruebe el adhesivo para asegurarse de que no estaba ya incluido en el precio.
  • Tarifas de Licencias e Inscripción Estas son necesarias, pero llame al Departamento de Vehículos Motorizados de su estado para asegurarse de que el distribuidor no ha aumentado este precio.
  • Garantías Extendidas También se conocen como contratos de servicio. Simplemente compre un auto con un buen historial de servicio y entonces una garantía extendida no debería ser necesaria.
  • Preparación del Distribuidor Parte del trabajo del distribuidor es preparar el auto para entregárselo a usted y es una de las cosas por las que cobra. No pague dos veces por ello.
  • Seguro de Crédito Este seguro pagará el préstamo de su auto en caso de que usted fallezca mientras está en su posesión. En caso de contar con un seguro de vida, esto tampoco es necesario.

Hay muchas otras tarifas que pueden ser añadidas. Pregunte directamente para qué es cada una. Si parece innecesaria, posiblemente lo sea y usted puede renunciar a pagarla.

Obtener un Buen Precio

Si piensa en el proceso de negociación de compra de un auto como si fuese un baile, le resultará mucho más llevadero y puede que incluso lo disfrute. Se trata simplemente de dos personas haciendo sugerencias y cambiando el rumbo de la conversación. Siempre recuerde que usted está en situación de ventaja. Tiene una larga cola de vendedores que desearían bailar con usted. Si uno no es una buena pareja de baile y no está trabajando con usted para ajustar un precio, no tenga miedo de decirle "buenas noches" y buscarse otra pareja de baile.

Otro buen ajuste de actitud antes de comenzar: los concesionarios calculan un monto específico de ganancia en promedio sobre cada auto vendido. Las personas que pagan demasiado permiten que haya otras que paguen muy poco. Con preparación y educación, usted puede ser de los segundos.

Los distribuidores lo presionarán para que tome todas sus decisiones en un mismo día. Llevan mucho tiempo haciéndolo. Tienen todos los escenarios controlados. Por ello, cuando reaccionan están actuando desde la experiencia. Para usted, probablemente se trata de terreno desconocido por lo que cuando reacciona, posiblemente lo haga mostrando sus emociones. Los distribuidores y vendedores saben cómo usar esto para su beneficio. Por ello, ralentice el proceso, consultar las decisiones con la almohada podría ahorrarle dinero.

Además, mientras más proactivo sea y mientras más control tenga sobre la situación, mejor será el resultado. Edúquese a sí mismo. Comprenda cómo funciona el negocio de los automóviles. Conozca el precio que el distribuidor pagó por el auto y disponga de opciones de financiación alternativas.

Algunos consejos de negociación pueden ayudarle a salir airoso:

  • Mantenga una actitud neutral y extrovertida. No se venda a sí mismo. Si da la impresión de que le da igual comprar que no hacerlo, el vendedor trabajará más duro y estará más dispuesto a sacrificar más para llevar a cabo la venta.
  • Evite preguntas de financiación. Incluso si no dispone del dinero, diga que va a pagar en efectivo. No se lo reprocharán más adelante, pero les forzará a concentrase en la negociación del precio actual y no en ver una estrategia a largo plazo para aumentar sus beneficios.
  • Esté preparado para un tira y afloja inicial. El vendedor podría intentar cansarle con una sesión de negociación prolongada. No se rinda. Manténgase inquebrantable y ahorre dinero. Tenga en cuenta que una hora de persistencia extra podría ahorrarle unos cuantos cientos de dólares.
  • Esté alerta por si desean jugar al "poli bueno, poli malo". El vendedor le dirá que quiere darle el precio que usted está pidiendo, pero que tiene que preguntarle al gerente. En ese momento, podría parecer que el vendedor está de su parte. Simplemente recuerde quién firma sus cheques. Es usted contra ellos.
  • Solicite ver la factura. Si no desean mostrársela de ninguna forma, siempre hay un motivo. Posiblemente no le estén ofreciendo una buena oferta.
  • Compre un auto bien entrado el mes. Hay muchos programas de incentivos y descuentos que se basan en el cupo de ventas mensuales. Si el vendedor o el concesionario no ha alcanzado todavía los objetivos hacia el final del mes, puede que estén más dispuestos a vender el auto más barato para conseguir una venta adicional.

Hay algunos concesionarios que no aceptan negociación. Si realmente se opone al baile de la negociación, diríjase allí. El concesionario calculará también la misma ganancia promedio por auto, pero no hay forma de que ellos (o usted) se aprovechen de malos negociadores para obtener una ventaja.

Hablemos de Precios

Antes de hablar de precios, hay algunos términos que debería conocer:

  • Precio de Factura: este es el precio de mayorista que el distribuidor pagó al fabricante antes de aplicar cualquier descuento o incentivo. Haga algunas averiguaciones en torno a este número. Si puede descubrir cuánto pagó el distribuidor por el auto, sabrá las ganancias que les reporta cada auto. Llegado este punto está preparado para llegar a un compromiso entre permitir que el distribuidor se gane la vida y obtener un buen precio para usted. Internet es una gran fuente para esta información. Utilícela para decidir qué cifra está dispuesto a pagar. Imprima el precio de factura cuando lo encuentre y llévelo consigo al concesionario a modo de respaldo.
  • MSRP - Precio de Venta al Público Sugerido por el Fabricante (Manufacturer's Suggested Retail Price): también conocido como "precio del adhesivo". Este es el precio que figura en la ventanilla del auto. ¡No lo pague! Se trata únicamente de un precio de partida para las negociaciones. Si el modelo que le interesa tiene una gran demanda, posiblemente no pueda bajar mucho de esta cifra.
  • Incentivos del Distribuidor: los fabricantes a menudo dan a los distribuidores dinero extra, bonos y descuentos por vender autos con demasiadas existencias o que no se han vendido. Descubra si el auto que desea comprar tiene incentivos de distribuidor. Después reste ese monto al precio que esté dispuesto a pagar.
  • Retención: el fabricante a menudo da dinero a los concesionarios para ayudar a reducir los gastos generales operativos; el costo de funcionamiento del concesionario. A menudo se trata de entre un 2% y un 3% del precio del adhesivo. Puede que esta información no resulte muy útil en las negociaciones, pero si surge sabrá qué es.
  • Impuestos sobre las Ventas: los impuestos sobre las ventas son los mismos impuestos aplicados a todo, desde caramelos hasta sombrillas. Sin embargo, no intente recurrir a un país diferente para evitar impuestos sobre las ventas más altos. Se cobran en función del país en el que vive, no de dónde compra el auto. Por supuesto, este costo no es negociable.