Departamento de Servicios Financieros de la Florida en Facebook Departamento de Servicios Financieros de la Florida en Twitter

Destacado

  • Los planes 401(k) se ofrecen a empleados de empresas públicas o privadas con fines de lucro.
  • Los planes 403(b) se ofrecen a empleados de organizaciones exentas de impuestos o sin fines de lucro, como escuelas públicas, universidades, hospitales, bibliotecas, organizaciones filantrópicas e iglesias.
  • Los planes 457 se ofrecen a empleados de los gobiernos municipales estatales y locales (y a los de algunas escuelas locales y sistemas universitarios estatales).
  • Los Planes de Economía de Ahorros se ofrecen a empleados de civiles federales y servicios sin uniforme.

¿Qué es un plan 401(k)?

Muchos empleadores patrocinan un plan de ahorros para la jubilación para sus empleados. Con estos planes, también conocidos comúnmente como planes de contribución definida, puede ahorrar dinero para su jubilación en base a impuestos diferidos, es decir, no paga impuestos federales ni estatales sobre la renta en los ahorros o las ganancias de las inversiones hasta que retira el dinero al momento de la jubilación.

Los ingresos sujetos a impuestos de la mayoría de las personas, y por tanto, su tasa de impuestos, son menores en la jubilación en comparación a cuando trabajaban, así que al final pagan considerablemente menos en impuestos sobre sus ahorros.

Los tipos más comunes de planes de ahorros para la jubilación patrocinados por el empleador son los denominados planes 401(k), 403(b) o 457 (llamados así por los códigos de impuestos del Servicio de Rentas Internas que los rigen) y los Planes de Economía de Ahorros. Cada uno tiene un público objetivo diferente:

  • Los planes 401(k) se ofrecen a empleados de empresas públicas o privadas con fines de lucro.
  • Los planes 403(b) se ofrecen a empleados de organizaciones exentas de impuestos o sin fines de lucro, como escuelas públicas, universidades, hospitales, bibliotecas, organizaciones filantrópicas e iglesias.
  • Los planes 457 se ofrecen a empleados de los gobiernos municipales estatales y locales (y a los de algunas escuelas locales y sistemas universitarios estatales).
  • Los Planes de Economía de Ahorros se ofrecen a empleados de civiles federales y servicios sin uniforme.

Estos planes tienen muchas características en común, aunque los límites de contribución, calendarios de concesión para las contribuciones de contrapartida del empleador, opciones de inversión y otros detalles pueden diferir, así que asegúrese de leer detenidamente los documentos de su plan en particular.

¿Cómo Funcionan los Planes 401(k)?

Con un plan 401(k), el dinero se deduce de su salario antes de descontar los impuestos, lo que hace que sus ingresos sujetos a impuestos se reduzcan, y con ello, pague menos impuestos.

Algunos planes le permiten también contribuir con dinero luego de descontar los impuestos. Pregunte a su asesor financiero para conocer los casos en los que esto pueda resultar ventajoso en su situación.

Elegibilidad Para Participación

Algunos empleadores aplican un periodo de espera antes de empezar a participar en su 401(k), en algún momento desde un mes hasta un año, mientras que otros permiten a los empleados comenzar a hacer contribuciones de forma inmediata. Además, no es raro que un empleador espere hasta que usted pase un periodo de espera similar antes de comenzar a hacer contribuciones de contrapartida en su cuenta. Compruebe los materiales de inscripción en sus beneficios para ver qué periodos de espera, si los hay, debe cumplir.

Cantidades de la Contribución

El IRS establece una cantidad máxima que puede contribuir a un plan 401(k) en un año determinado, y normalmente se ajusta hacia arriba para tener en cuenta la inflación. Para 2010, este límite es de $16,500. Además, los empleados de más de 50 años también pueden hacer "contribuciones adicionales" por encima de la cantidad máxima. Para 2010, esta cantidad adicional a la contribución es de $5,500, y también es probable que se ajuste hacia arriba en años futuros para tener en cuenta los incrementos en el costo de la vida.

La mayoría de los planes permiten a los empleados contribuir con un porcentaje de compensación cubierta, en porcentajes completos, hasta un porcentaje especificado, normalmente hasta un máximo de alrededor del 20 por ciento al 25 por ciento. (Nota: la definición de "compensación cubierta" normalmente significa el salario total, pero varía de un empleador a otro, así que compruebe los documentos de su plan). Esta cantidad superior de porcentaje puede limitar posiblemente su capacidad de alcanzar la contribución máxima legal, dependiendo de su salario. Por ejemplo, si gana $35,000 al año y su empleador limita las contribuciones a un 20 por ciento de su salario, solamente podría contribuir hasta $7,000 al año ($35,000 X 0.20 = $7,000).

Contribuciones de Contrapartida del Empleador

Aunque no es obligatorio por ley, muchos empleadores aportan una parte de las contribuciones que los empleados hacen a su cuenta 401(k). Las cantidades de las contribuciones de contrapartida varían enormemente de un empleador a otro (normalmente de un 25 por ciento a un 100 por ciento de sus contribuciones, hasta un porcentaje establecido de su paga). Además, algunos empleadores incrementarán su aportación en base a sus años de servicio.

Calendarios de Concesión

Usted siempre está un 100 por ciento conferido en (es decir, tiene la propiedad completa de) sus propias contribuciones a su cuenta 401(k). Algunos empleadores hacen que esté completamente conferido de manera inmediata en sus contribuciones de contrapartida, mientras que otros tienen un calendario de concesiones que resume qué parte de las contribuciones de contrapartida de la empresa y de las ganancias de sus inversiones posee usted en un momento dado. En este último caso, si deja la empresa antes de estar totalmente conferido, perdería una parte de las contribuciones de contrapartida de la empresa (pero no de sus propias contribuciones). Compruebe los documentos de su plan para ver si esto se aplica.

Los ahorros para su jubilación en un plan 401(k) realmente pueden sumar con el tiempo: digamos que gana $35,000 y está en el límite impositivo marginal del 25 por ciento. Si contribuye con un 6 por ciento de su salario ($2,100) reduce los ingresos gravables a $32,900, reduciendo así los impuestos sobre la renta a $525. Una aportación del empleador de un 50 por ciento del primer 3 por ciento de las ganancias que usted aporta, añadiría otros $525 a su cuenta. De este modo, usted solamente pagaría $1,050 por $2,100 en los ahorros anuales, o $87.50 al mes. Para ahorrar esos mismos $2,100 con una base después de los impuestos le costaría $175 al mes.

Puede empezar a retirar dinero de su cuenta sin incurrir en una multa por retiro anticipado a la edad de 59 ½ años. Adicionalmente, estará exento de esta multa si es mayor de 55 años y su empleador tuvo que prescindir de usted, o si se queda totalmente discapacitado.

Las leyes que rigen los planes 401(k) requieren que comience a retirar dinero de su plan 401(k) a la edad de 70 ½ años, a menos que continúe siendo un empleado a tiempo completo de la compañía que patrocina su 401(k). Estas distribuciones se consideran ingresos y están sujetas a impuestos sobre la renta.

Cambio de Empleadores

Si abandona a su empleador, existen varias opciones sobre qué hacer con el saldo de su cuenta 401(k):

  • Reinvertir el saldo de su cuenta en el plan de su nuevo empleador.
  • Reinvertir el saldo de su cuenta en una Cuenta de Jubilación Individual (IRA).
  • Si se lo permite su antiguo empleador, puede dejar su saldo en ese plan (aunque para saldos de cuentas inferiores a $5,000, su empleador puede solicitarle que cierre la cuenta).
  • Retirar el saldo de su cuenta en un pago total en efectivo.

La última opción puede sonar tentadora, pero casi nunca resulta una buena idea. Obtener un pago de la suma total no solo reducirá de manera significativa los ahorros para su jubilación, sino que es probable que tenga que afrontar importantes consecuencias impositivas. Tendrá que pagar impuestos federales (y posiblemente estatales) a la renta sobre esa cantidad, más un 10 por ciento de penalización por retiro temprano a menos que cumpla los requisitos para una exención (por ejemplo, si tiene más de 55 años o si tiene una discapacidad). Y, como el empleador tiene la obligación de retenerle un 20 por ciento de su distribución para impuestos federales, el pago en efectivo podría ser significativamente inferior a lo que usted esperaba.