menú principal título de página menús destacados contenido pie de página
My Florida CFO

Iniciativas

Manténgase Conectado

Siga al
Departamento de
Servicios Financieros

¡Suscríbase al boletín informativo del Oficial Principal de Finanzas!

Nota de Prensa

Noticias   RSS RSS   Oficina de Prensa   Archivo

POR SI SE LO PERDIÓ… Washington Times: "Planned Parenthood y las consecuencias del discurso"

8/18/2015

Contacto: Ashley Carr
(850) 413- 2842
POR SI SE LO PERDIÓ…
Washington Times: "Planned Parenthood y las consecuencias del discurso"
 
"Planned Parenthood y las consecuencias del discurso"
Por: Jeff Atwater | Publicado: 17 de agosto de 2015
 
A esta altura los videos de los ejecutivos de Planned Parenthood hablando casualmente sobre el aborto durante el almuerzo se han distribuido ampliamente y muchas personas los han visto. Provocaron una conversación que nos debemos hace mucho tiempo sobre la naturaleza del cuidado de la salud de la mujer, su disponibilidad y su adecuación. El mero mercadeo de un recurso para el cuidado de la salud de la mujer no es suficiente. El cuidado de la salud, por sobre prácticamente cualquier otro servicio, debe reflejar los estándares más elevados de cuidado, compasión, sensibilidad y ética.

La forma cruel e insensible en que los ejecutivos de Planned Parenthood ven al aborto no solo debe eliminar cualquier pretexto para los reclamos de un enfoque desinteresado, sino que debe condenar profundamente la estructura de valores de la organización. Nuestra reacción como sociedad civil ante este comportamiento aberrante e inexcusable representa también nuestros estándares y valores.

En ambos lados de la discusión sobre el aborto hay personas apasionadas. Las ideas que exponen son, en gran parte, muy sentidas. Uno puede estar vehementemente en desacuerdo con la política pública o las decisiones judiciales, pero ningún representante responsable en cualquiera de los lados de la ecuación ha parecido más displicente y grosero en la discusión acerca de un bebé nonato que los ejecutivos de Planned Parenthood. No solo lo que se dijo, sino cómo se dijo y dentro de qué contexto, debería considerarse intolerable por todas las personas bienintencionadas de todo el mundo.

En los videos, un individuo espera con ansias comprar un Lamborghini al negociar el precio de las partes del cuerpo de un bebé. Otro está preocupado porque las partes "dañadas" no lograrán la mayor rentabilidad de la inversión, mientras que otro dice que vender como paquete un estómago, riñón y corazón en una placa de Petri no es tan buen negocio como venderlos por separado.

El lenguaje y la elección de palabras son mucho más que una forma conveniente para expresar una idea. Son reflejos precisos de valores fundamentales, ofrecen una perspectiva muy clara sobre la naturaleza del orador y son prismas que capturan y amplían el alma y la conciencia del individuo. En pocas palabras, tienen un significado muy real. No puede existir una charla casual, particularmente cuando el tema debe tratarse con la mayor reverencia y respeto, tanto para el bebé nonato como para aquellas mujeres que toman la angustiosa decisión de abortar a su hijo. ¿Cuán imparciales pueden ser los servicios de asesoramiento cuando existe una rentabilidad por la inversión relacionada con fetos humanos?

Si aceptamos la forma en la que los ejecutivos de Planned Parenthood deciden describir los procedimientos que realizan, si aceptamos la comercialización de las partes del cuerpo de un bebé nonato, si podemos avalar, de forma tácita o de otra forma, los debates clínicos sobre las partes de un bebé que más pueden rendir sin deteriorar el valor de mercado de los órganos, entonces nos hemos degradado como cultura. Hemos, bastante literalmente, vendido nuestras almas en un negocio del que nunca podremos escapar. Las sociedades no mueren de ataques externos sin abandonar primero su humanidad esencial. Este es el contexto dentro del cual nuestras conversaciones sobre Planned Parenthood serán recibidas por las generaciones venideras.
###